¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de Cookies

¿Qué son las cookies?

Las cookies son archivos que se pueden descargar y almacenar en el equipo que utilizas para acceder a una página web. Las cookies recogen información sobre la visita, especialmente sobre los hábitos y preferencias mostrados durante la navegación.

¿Utiliza cookies Katia Guzman?

Katia Guzman te informa que recopila cookies y, por ello, pone a tu disposición esta Política informándote sobre sus características y acerca del uso que hará de ellas. Cuando accedes por primera vez a la página web de Katia Guzman (www.katiaguzman.com), se te informa de la existencia de cookies. Si continúas navegando entendemos que conoces y aceptas esta Política. Siempre que Katia Guzman realice modificaciones en la configuración y/o utilización de las cookies, actualizará la presente Política y publicará su nueva versión en www.katiaguzman.com.

¿A quiénes afectan las cookies de Katia Guzman?

La Política de cookies se aplicará a aquellos usuarios o clientes que:

· Acceden a la web de Katia Guzman.
· Utilizan sus herramientas de gestión de productos.
· Completan formularios con sus datos.
· Utilizan cualquier otro servicio accesible desde la página web que suponga la comunicación de datos a Katia Guzman o el acceso de esta última a dichos datos con la finalidad de prestar los servicios.

¿Con qué finalidad utiliza Katia Guzman las cookies?

Katia Guzman utiliza las cookies que recoge de los usuarios durante la visita a su página web (www.katiaguzman.com) con la finalidad de conocer sus hábitos de navegación para poder mejorar y adaptar la usabilidad de su sitio web a las necesidades de los mismos. También recoge cookies con fines meramente estadísticos.

¿Qué tipo de cookies utiliza Katia Guzman?

Las cookies utilizadas por Katia Guzman son de diferentes tipos:
· En función de su titularidad, pueden ser:
o Cookies propias: Directamente enviadas y gestionadas por Katia Guzman.
o Cookies de terceros: Enviadas y gestionadas de forma anónima por un tercero distinto de Katia Guzman, con la finalidad de elaborar estudios estadísticos sobre la navegación por su página web.

· En función de su finalidad:
o Cookies técnicas y/o de personalización: Simplifican y agilizan la navegación porque identifican la sesión, permiten el acceso a herramientas de acceso autenticado y permiten prestar al usuario el servicio solicitado, adaptado a sus necesidades de entre las diferentes opciones disponibles.
o Cookies de análisis y/o publicidad: Facilitan el conocimiento de las tendencias y hábitos de los usuarios al informar sobre el número de visitas recibidas en las diferentes secciones de la página web y, así, mejorar la navegación, la prestación de los servicios y la gestión de los espacios publicitarios incluidos en el sitio web visitado (principalmente, Google Analytics). Los datos son recopilados de forma anónima con la finalidad de definir los diferentes perfiles de navegación de los usuarios.

· En función de su duración:
o Cookies de sesión: Obtienen y almacenan los datos mientras el usuario accede a la página web.
o Cookies persistentes: Obtienen y almacenan los datos en el terminal del usuario durante un periodo de tiempo que variará según cuál haya sido la finalidad de su utilización y siempre será el mínimo indispensable para cumplir ésta.

¿Cómo puedo modificar la configuración de las cookies en mi navegador?

Puedes configurar las opciones de tu navegador, en cualquier momento, habilitando o deshabilitando la recepción de todas o algunas de las cookies.

La configuración de los diferentes navegadores para habilitar o deshabilitar la recogida de cookies, se puede consultar en las siguientes direcciones:

· Firefox: http://support.mozilla.org/es/kb/cookies-informacion-que-los-sitios-web-guardan-en-?redirectlocale=en-US&redirectslug=Cookies

· Chrome: https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

· Explorer: http://windows.microsoft.com/es-xl/internet-explorer/delete-manage-cookies#ie=ie-11

· Safari: https://support.apple.com/es-es/HT201265

Si decidieses retirar el consentimiento para la recepción de cookies, después de haberlo otorgado inicialmente, deberás eliminar todas aquellas almacenadas en tu equipo y configurar las opciones de los diferentes navegadores. La navegación por la página web de Katia Guzman, una vez deshabilitada la recogida de cookies, es posible aunque la utilización de algunos servicios podrá sufrir limitaciones.

¿Las segundas oportunidades nunca fueron buenas?

Hay quienes piensan que cuando se rompe con una pareja es imposible retomar la relación y que esta funcione.

Es cierto que cuando se llega al punto de dejarlo es porqué las cosas no funcionaban y si se intenta retomar la relación sin cambiar nada de ésta es muy probable que vuelva al punto de quiebra porque se seguirá con las mismas dinámicas que la habían llevado a la ruptura.

Pero también hay personas que, una vez que se produce la ruptura, se implican en el proceso de mejora y toman consciencia de los comportamientos y circunstancias que habían provocado que la relación no funcionara.

En el libro Si quiero, casarme conmigo explico diferentes pautas y estrategias de psicología de como sanar las heridas y aprender de las vivencias a fin de mejorar como personas, así como también es importante saber detectar los patrones repetitivos que boicotean la relación. Es por ese motivo, que si realmente ha existido un sentimiento de amor, y no de apego o posesión, y se decide intentarlo de nuevo, se puede tener más posibilidades de éxito que otras parejas, ya que se dispone de la información que les llevó a dicha ruptura. Por tanto, si son capaces de modificar y aprender de los "errores" el porcentaje de que la relación funcione es elevado.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que el cambio que las personas decidan realizar tienen que surgir de uno mismo, ya que cambiar exclusivamente por la otra persona tan sólo reforzará los problemas de apego, dependencia e incluso de autoestima, ya que las actuaciones dependerán y estarán condicionadas por alguien ajeno a ti.

Antes de plantearte volver con una ex-pareja es necesario revisar el precio que te otorgas, el valor que te estás dando. No es aconsejable volver con alguien a cualquier precio. En el caso de quieras volver a intentarlo con tu ex-pareja, puedes proponérselo, ya que ello no es sinónimo de inmadurez, vulnerabilidad, sino todo lo contrario es un acto de valentía y claridad. Ahora bien, si la respuesta a tu propuesta es negativa es mejor aceptarlo que seguir intentándolo, porque aquí es cuando entra en juego la dignidad, y si la pierdes disminuirá automáticamente tu amor propio. Recuerda: no es aconsejable ir detrás de nadie es mejor caminar al lado.

Pero en cambio si la respuesta es positiva, antes de volver, asegúrate haber modificado las conductas que pudieron entorpecer la relación. Conviértete en la mejor versión de ti, en aquella persona que tu querrías tener, sin exigir aquello que tú no eres capaz de ofrecer, porque no sería justo.

En el momento de retomar la relación es importante no caer en las conductas novedosas y desconocidas que sólo llevan al fracaso:

  • Retraer el pasado.
  • Control e indagación de lo que ha hecho la persona.
  • Celos durante el tiempo de separación.

Si se da una segunda oportunidad se debe empezar de cero con la ventaja del conocimiento previo, de esta manera es cuando se podrá sacar provecho de la situación. Es peligroso preguntar lo que ha pasado durante este tiempo porque pueden haber ocurrido hechos que no sean agradables para el conyugue. De todas formas la superación de este hecho depende en cierta medida del grado de madurez que tiene la pareja.

Por eso es necesario plantearse previamente cual es la finalidad de esta conversación porque pocas veces se llega a resultados positivos. Pero en el caso en que los dos decidáis hablar del tema es mejor ser sinceros que mentir. La persona que miente puede ser que intente evitar el dolor a su pareja, que tenga miedo a la reacción de su conyugue… y aunque ello parezca un acto insignificante creo que la sinceridad en este momento es algo clave ya que demuestra:

Sinceridad y honestidad
La persona que dice la verdad, aun sabiendo que puede ser de desagrado para su pareja, demuestra valentía y honradez, cosa que a la vez significa que tiene la dignidad como valor establecido en cuanto a lo que supone una relación. ¿Qué necesidad hay de mentir?

Madurez
Entiendes que la honestidad es el mejor camino. Comprendes que la pareja no tiene derecho a oponerse ni exigir nada a cerca de tus decisiones durante el tiempo en el que no existía compromiso entre vosotros.

El problema y los malos entendidos pueden aparecer si durante este tiempo no se han dejado las cosas claras, si se ha dejado la relación a medias o se hecho entender cosas diferentes de lo que se han dicho.

Hay quienes prefieren mentir por miedo a la reacción desproporcionada de su pareja, aunque ello sería contraproducente si se quiere iniciar un proyecto desde una base sólida y estable, porque demostraría:

Inseguridad
La persona que ha hecho las cosas bien no tiene porqué esconderse de nada.

Incertidumbre
La persona da por dado que su conyugue actuará con escasa madurez, por tanto significa que la persona se verá obligado a mentir cada vez que tenga que decir algo que no será de especial agrado por parte de su conyugue. Por tanto llegados a este punto sería necesario plantearse ¿Podré ser yo mismo en esta relación?

Si se da una segunda oportunidad se debe empezar de cero con la ventaja del conocimiento previo, de esta manera es cuando se podrá sacar provecho de la situación. Es peligroso preguntar lo que ha pasado durante este tiempo porque pueden haber ocurrido hechos que no sean agradables para el cónyugue.

Así que lo suyo sería volver desde una actitud constructiva. Piensa que al ser así tenéis mucho ganado ya que jugáis con una ventaja que las parejas que inician una relación por primera vez todavía no tienen. Afortunadamente conocéis de antemano las variables que hicieron que la relación no funcionara. Si utilizáis este conocimiento a vuestro favor hará que la relación sea diferente.

También es probable que el tiempo de separación sirva de reflexión, para daros cuenta de los sentimientos existentes, cosa que muchas veces hará que se valore más la relación de lo que se hizo anteriormente.

Las segundas oportunidades pueden funcionar. Es más, pueden jugar a tú favor.

Añadir comentarios
  • Emily

    you're https://top-casino-sites.co.uk/ major inducement to participate with and you've made your first bet.

    Me gusta 0 URL corta:
  • Juana

    Me ha encantado el post. Superbien explicado, la verdad es que yo pasé por una situación similar y nos planteamos volver mi ex y yo, había muchos sentimientos de por medio y aunque lo intentamos la cosa no acabó de funcionar, creo que por lo que explicas sobre no remover temas del tiempo de separación que muchas veces sólo provocan celos, etc. Pero bueno, lo importante es que lo intentamos y aunque no cuajó nos sirvió para cerrar la relación bien y no dejar heridas abiertas.

    Me gusta 0 URL corta: